Después de unos meses en los que nos hemos visto obligados a parar nuestras vidas, nuestras rutinas y aficiones, poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel. Han sido unos meses duros, en los que se ha mezclado la incertidumbre, y estar confinados en casa sin poder hacer lo que más nos gusta. Poco a poco nos están permitiendo volver a retomar nuestra vida deportiva.

Ya, por fin, podemos disfrutar de los deportes de raqueta que tanto echábamos de menos. Muchos han tratado de hacer lo posible por seguir practicándolos, ya sea en una terraza o en un salón.

La vuelta a las pistas ha sido una sensación extraña, una mezcla de ganas, alegría y al mismo tiempo , inevitablemente, un poco de inseguridad y respeto ante la situación que vivimos y nos espera vivir. Aunque hay que salir y adaptarnos cuanto antes a la nueva normalidad, como la llaman.

Hacía tiempo que no pisábamos una pista y la primera toma de contacto ha sido buena. El confinamiento no ha podido hacernos desconectar del deporte y de mantenernos en forma y eso se ha notado a la hora de volver. Las piernas responden como deben, aunque hay que ponerse un poco más a tono. Una alegría volver a ver los clubs llenos de gente, pero hay que recordar que esta batalla todavía no esta ganada, por lo que nuestro comportamiento tiene que ser ejemplar. No olvidéis que hay que hay que seguir haciendo uso de la mascarilla, por lo menos hasta entrar en la pista, al igual que mantener las manos desinfectadas.
Vital es mantener la distancia de seguridad a la hora de entrar el club y hacer el pago, todos los trabajadores del los Clubes nos agradecerán que sean mediante pago con tarjeta o virtual. Con estos pequeños detalles, lo conseguiremos.

Manteniendo todos un comportamiento ejemplar, podremos seguir disfrutando de lo que más nos gusta. VAMOS A POR LAS DEMAS FASES!!